Flor del calabacín

8 mayo, 2017 by in category Alimentación, Noticias with 0 and 0

Hola a todos, sentimos no haber podido escribir antes en el blog, estamos con mucho trabajo, estamos preparando todos los cultivos de verano.

Hoy os queremos hablar de los usos que tiene la flor del calabacín, ahora que los tenemos todos en flor y empezando a producir.

Tiene un sabor fino y delicado, que recuerda a las flores blancas y a las almendras tiernas. Ligeramente dulce, pero con un cierto toque amargo. De apariencia elegante y textura crocante, la flor de calabacín está presente en muchas cocinas del mundo: Italia, México, Japón…

flor calabacin

 

 

Las flores son grandes, pedunculadas, acampanadas y de color amarillo intenso. La planta tiene flores masculinas y femeninas y ambas se pueden consumir como alimento. Las primeras se encuentran al margen, con un tallo largo directamente de la raíz de la planta y su pistilo es delgado y rico en polen. Las flores femeninas, sin embargo, se encuentran en la parte superior del fruto y tienen un pistilo más corto y carnoso.

El calabacín necesita exposición solar y temperaturas cálidas o templadas, entre 18ºC y 25ºC, aunque llega a soportar temperaturas más altas. Es sensible al frío, a la humedad y a climas muy lluviosos. Es una planta que exige un riego periódico y una carencia de éste provoca la caída de las flores.

La flor de calabacín puede estar abierta o cerrada. La forma en la que esté no altera el sabor de la comida, pero la predispone para hacer algunas recetas. Es importante que tenga un color brillante y una consistencia suficiente para mantener la forma. Es recomendable desechar  las flores que tienen tonos oscuros en la parte superior de los pétalos. Otro factor importante es el color del pistilo, que siempre debe ser de color amarillo brillante, nunca marrón.

Lo ideal es recolectarlas a primera hora de la mañana y consumirlas ese mismo día, aunque si se guardan en el frigorífico en un recipiente cerrado pueden aguantar hasta dos días. Se lavan con cuidado en un recipiente con un poco de agua. Se secan con delicadeza y se reservan hasta el momento de ser cocinadas. Antes de cocinarlas, hay que abrirlas suavemente y cortar el pistilo con unas tijeras, ya que se si se deja produce algo de amargor.

Cómo preparar flores de calabacín fritas

1- Limpiar las flores del calabacín y dejarlas secar. Reservar.

2- En un bol, mezclar la harina, el agua, pimienta y sal. Batir todo hasta formar una masa homogénea.

3- Poner a calentar el aceite en una sartén.

4- Sumergir cada flor en la masa anterior y enseguida en el aceite caliente.

5- Freír las flores por uno o dos minutos de cada lado, o hasta que tengan un color dorado.

6- Sacar las flores del aceite y dejarlas escurrir sobre papel absorbente.

Espero que os guste tanto como a nosotros y en Melada Huerta Saludable, ya podéis adquirir los calabacines con su bonita flor.

Feliz comienzo de semana!!!

Dibujo

 

 

 

Add comment


Cestas ecológicas en Zaragoza - Melada - Aviso legal